Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.
La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.
Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.
En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.
Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.

  


CONTACTO
914 480 208






BLOG DE CONSEJOS Y SALUD




Un simple análisis de sangre detectará hasta 8 tipos de cáncer


 
 


 
 

Encontrar una prueba médica capaz de detectar tumores de forma precoz es uno de los grandes retos de la investigación científica. En esta carrera, empieza a abrirse camino CancerSEEK, un test capaz de identificar hasta ocho tipos de cáncer: ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colorrectal, mama y pulmón. Simplemente, a partir de una muestra de sangre.


Aún no está testado ni validado, pero los primeros resultados de la investigación donde se ha puesto a prueba este prometedor método invitan al optimismo. Según el tipo de cáncer, es capaz de detectarlo "con una sensibilidad entre el 69% y el 98% y la probabilidad de que una persona sana reciba un falso positivo es sólo del 1%", subrayan los autores de este trabajo, realizado en la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, Estados Unidos) y que acaba de publicar la revista Science.

 

El objetivo es reducir el número de muertes por cáncer. Así como la mayoría de los tumores localizados pueden tratarse sólo con cirugía, cuando la enfermedad se extiende, la intervención quirúrgica raramente resulta eficaz. Por lo tanto, la detección de tumores antes de que hagan metástasis es clave. Incluso cuando la metástasis se ha iniciado, pero aún no se observa radiológicamente, los tumores pueden tratarse con éxito en más de un 50% con terapias sistémicas, tales como inmunoterapia y medicamentos citotóxicos.


De ahí la importancia de desarrollar pruebas no invasivas, sencillas, con alta sensibilidad y bajo porcentaje de falsos positivos para adelantarse a las metástasis y aumentar las probabilidades de supervivencia. Con este foco, un equipo de investigadores liderado por Joshua Cohen ha trabajado en un análisis de sangre en el que se examina el ADN circulante tumoral y una serie de biomarcadores proteicos que permiten la detección temprana de ocho tipos comunes de cáncer. Comprobaron su sensibilidad y especificidad en un total de 1.005 pacientes sin metástasis, pero todos diagnosticados con un tumor (ovario, hígado, estómago, páncreas, esófago, colorrectal, mama y pulmón).



CancerSEEK ha sido capaz de encontrar mutaciones en 16 genes asociados con distintos tipos de cáncer y, en algunos casos, "la prueba también proporcionaba información sobre el tejido de origen del tumor, toda una hazaña", remarca Cohen.

Como técnica no invasiva y con potencial para detectar precozmente un cáncer, en la actualidad "sólo existe el análisis del antígeno prostático específico (PSA) y su uso es controvertido, está en entredicho por el sobrediagnóstico que conlleva", puntualiza el de Velasco. Sólo alrededor del 25% de los hombres que se someten a una biopsia de la próstata como consecuencia de la elevada concentración de PSA tienen realmente un cáncer. El resto de las pruebas de detección no están basadas en una sencilla muestra de sangre, son más invasivas. Por ejemplo, la colonoscopia, la mamografía o la citología cervical.





"Conceptualmente, CancerSEEK es un modelo muy interesante", señala Guillermo de Velasco, secretario científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), al comentar este estudio. No obstante, cabe subrayar que la técnica es aún incipiente y "está lejos de tener una aplicación directa en la práctica clínica". La población estudiada por Cohen y su equipo ya tenía síntomas y habían sido diagnosticados con cáncer premetastásico. El objetivo final de esta línea de trabajo es detectar los tumores incluso antes de que la enfermedad ocasione síntomas.




 

(Fuente: El Mundo)









La adicción a los videojuegos, ¿una enfermedad?


 
 


 
 
Así lo reconocerá la Organización Mundial de la Salud (OMS) a partir de este 2018, al incluirlo en su clasificación internacional de enfermedades, más conocida como ICD-11. 

Y tal reconocimiento no está exento de polémica. Pero ¿cuándo se considera que se llega al nivel de enfermedad? Pues apuntan que cuando se da un comportamiento persistente o recurrente de juego, ya sea a través del medio online u offline.

Igualmente, señalan en su documento que para que este comportamiento sea considerado patológico debe producirse un deterioro significativo en el ámbito personal, familiar, social, educacional, ocupacional u otras áreas de funcionamiento de la persona en cuestión. Tales rasgos, además, deben prolongarse, al menos, durante doce meses en el tiempo.

A pesar de todo esto, y según apunta Celso Arango (jefe del servicio de Psiquiatría del Niño y del Adolescente del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid), hay que dejar claro que una cosa es la adicción y otra muy distinta el uso excesivo. Es evidente que hoy día muchos jóvenes dedican gran parte de su tiempo a tal entretenimiento, empleando más horas de las recomendadas frente a las pantallas, pero si ello no afecta a su día a día ni interfiere en su vida familiar y social, no tiene porque considerarse un comportamiento patológico.











Cinco preguntas con respuesta sobre la angina de pecho


 
 


 
 

1. ¿Con qué síntomas cursa?

El principal síntoma de la angina de pecho estable es una molestia en el centro del pecho, en el área de la corbata, que puede irradiarse hacia la garganta, los brazos, la espalda y la mandíbula. La sensación es de opresión, peso, tirantez, quemazón o hinchazón. Dura entre 4 y 15 minutos y aparece cuando se hace ejercicio físico o con emociones fuertes, cediendo con el reposo. En la angina de pecho inestable, la molestia tiene las mismas características, pero aparece estando en reposo y tranquilo, dura más de 20 minutos y los episodios son cada vez más intensos y frecuentes. En el infarto agudo de miocardio, la molestia sigue teniendo las mismas características, pero persiste pasados 30 minutos y no cede con la toma de nitroglicerina sublingual.

2. ¿Cuáles son sus causas?

Aunque en algunos casos la cardiopatía isquémica tiene un componente genético, son las personas con múltiples factores de riesgo cardiovascular las que suelen padecerla. Estos son el tabaquismo, el sedentarismo, la obesidad, la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto.

3. ¿Se puede prevenir?

Si se controlan los factores de riesgo cardiovascular modifi cables –hipertensión, diabetes, etc.– mediante una dieta saludable, ejercicio físico, medicación y manteniendo a raya el estrés, se puede prevenir o retrasar considerablemente la aparación de la enfermedad y sus complicaciones.

4. ¿Cómo se trata?

Primero hay que controlar los factores de riesgo cardiovascular y hacer controles periódicos de los mismos. Todos los pacientes deben tomar aspirina, una estatina (para bajar el colesterol) y una o más medicaciones para reducir los episodios de angina (betabloqueante, nitrato u otras alternativas). Siempre se debe llevar encima tabletas de nitroglicerina para masticar y depositar una debajo de la lengua en caso de angina. En casos severos, se puede recurrir a la cirugía coronaria (bypass) o a la implantación de uno o más stents coronarios.

5. Acuda al médico si...

Tiene un dolor o molestia en el pecho sugestiva de angina de pecho. Si ese dolor es en reposo o su duración excede los 20 minutos debe consultar inmediatamente al servicio médico.

(Fuente: Fundación Española del Corazón / artículo publicado por Rubén Márquez en la revista Salud y Corazón)









¿Por qué la mayoría de pacientes adultos con asma son mujeres?


 
 


 
 

El asma es una enfermedad básicamente caracterizada por, entre otros síntomas, la opresión en el pecho, las sibilancias y la falta de aliento y que padecen cerca de 300 millones en todo el planeta. Un asma que, de acuerdo con los datos de la OMS, causó solo en 2015 más 383.000 muertes a nivel global. Y una enfermedad que, si bien sobre todo frecuente en niños y adolescentes, también resulta ciertamente común en la etapa adulta. Muy especialmente en la población femenina. De hecho, la cifra de mujeres adultas afectadas duplica a la de los varones. Y ahora, un estudio dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt en Nashville (EE.UU.) parece haber hallado la razón para esta desproporcionada prevalencia en la población femenina.

Como explica Dawn Newcomb, directora de esta investigación publicada en la revista Cell Reports, "cuando pusimos en marcha nuestro estudio, de verdad creíamos más en que las hormonas ováricas aumentarían la inflamación que en la posibilidad de que la testosterona tuviera un efecto positivo. Así, nos sorprendió el importante papel que juega la testosterona a la hora de reducir la inflamación".

El asma es la enfermedad crónica más común en la población pediátrica, siendo la prevalencia en torno a 1,5 veces mayor en los niños que en las niñas. Sin embargo, y una vez superada la pubertad, la tendencia se revierte completamente y la enfermedad es hasta dos veces más frecuente en las mujeres que en los varones. Un patrón que se mantiene hasta la llegada de la menopausia, en la que la incidencia del asma en mujeres comienza a descender. Entonces, y dado que la menopausia se caracteriza por un cambio muy acusado en la producción de hormonas sexuales femeninas, ¿es posible que estas hormonas sean responsables de que la frecuencia del asma en las mujeres adultas duplique a la de los varones de su misma edad?

Para responder a esta pregunta, los autores recurrieron a cultivos de células tanto humanas como animales (ratones). Concretamente, utilizaron un tipo de células pulmonares denominadas ‘células linfoides innatas del grupo 2 (ILC2), responsables de la producción de citoquinas, un tipo de proteína que causa inflamación y promueve la formación de "moco"en los pulmones, lo que dificulta la capacidad para respirar.

Pero, ¿por qué centrarse en estas ILC2? Pues porque los análisis de las muestras de sangre tomadas tanto a pacientes con asma como a individuos sanos mostraron que los afectados con la enfermedad tienen unos niveles significativamente más elevados de ILC2. Es más; tomando únicamente a los pacientes, las mujeres portan concentraciones notablemente mayores de estas células que los varones.

Los autores observaron que, tal y como sucede en los humanos, la cantidad de ILC2 en los pulmones de los ratones es notable pero "escasa". De hecho, y del total de 10 millones de células que componen un pulmón "ratonil", las ILC2 solo suponen unas 10.000. Además, los niveles de estas ILC2 son mayores en las hembras que en los machos "igual que en los seres humanos". Por tanto, puede esperarse que los experimentos con cultivos celulares arrojen unos resultados similares con independencia de que las células procedan de humanos o de ratones.

En el estudio, los autores añadieron hormonas sexuales femeninas, entre otras, estrógeno y progesterona, a los cultivos de ILC2 murinas, es decir, de ratón. Y lo que vieron es que la adición de estas hormonas apenas cambió o incrementó la capacidad de producción de estas células. Así que el siguiente paso fue añadir la principal hormona sexual masculina: la testosterona. ¿Y qué pasó? Pues que la testosterona suprimió la capacidad de división de las ILC2 y redujo notablemente la producción de citoquinas.

En definitiva, parece que la testosterona juega un papel protector frente al asma, lo que explicaría que la enfermedad sea mucho más frecuente en mujeres que en varones. Así, el siguiente paso será evaluar los efectos de otras hormonas sexuales en el asma. Sin embargo, como recuerdan los investigadores, la aparición y progresión de la enfermedad no está únicamente condicionada por este tipo de hormonas.

Como concluye Dawn Newcomb, "las hormonas sexuales no son el único mecanismo, sino solo uno de los muchos mecanismos que podrían regular la inflamación de las vías aéreas. De hecho, estas hormonas no suponen el único mecanismo importante en el asma".

(Fuente: ABC)





<<   <    Página 4 de 20    >    >>








TELÉFONO DE INFORMACIÓN COMERCIAL: 91 441 34 67


TELÉFONO DE INFORMACIÓN COMERCIAL:
91 441 34 67






PRODUCTOS

Póliza SF Salud Total
Póliza Óptima
Póliza Óptima Plus
Póliza Agil
ELIGE TU PÓLIZA
CUADRO MÉDICO



INFORMACIÓN CORPORATIVA

Nuestros Servicios
Descubre quiénes somos
Siempre contigo
Donde estamos
Contacta con nosotros




SF SALUD EN LAS REDES

SF Salud en Facebook
SF Salud en Twitter
SF Salud en LinkedIn

Blog de Noticias y Promociones
Blog de Consejos y Salud
SF Salud con el Deporte







SF SALUD
Sociedad Filantrópica del Comercio Industria y Banca de Madrid‎ MPS
Calle Ríos Rosas, 41
28003 MADRID
NIF: V28264869. Registro Mercantil de Madrid, Tomo 825 del Libro de Sociedades, folio 103, hoja M16.641.

@2016 Desarrollado por Inforvel